¿Funciona el ajo para la erección y la impotencia?

ajo disfuncion erectil impotencia

Hoy toca hablar sobre el ajo ese pequeño gran amigo de la salud humana tan conocido desde la antigüedad y que entre otras cosas, también parece que es bueno para los problemas de impotencia o falta de erección.

Curiosamente hablamos sobre un alimento que es también conocido por dejar un mal aliento horrible cuando lo comemos en forma cruda.

Recuerdo una ocasión, hace años, cuando después de haber comido unos dientes crudos, fui a visitar a mi pareja por aquel entonces y al besarla me echó de la casa porque hacía tiempo me había advertido que no comiera ajo crudo.

Por lo tanto, seguramente hay hombres reacios a comer ajo cuando van a quedar con una mujer, pero lo que no piensan es que con ello a lo mejor están evitando una buena manera de conseguir una erección más potente.

Todo esto, claro, si es verdad que el ajo es un buen remedio para la disfunción eréctil.

Incluso medios de masas como el Clarín argentino, el Comercio peruano o el ABC español tienen artículos donde hablan de las bondades de este remedio para obtener mejoras en el rendimiento sexual del hombre.

¿Pero por qué se considera al ajo tan bueno para la erección?

Pues por sus propiedades, entre las cuales está ser un potente potenciador de la circulación; algo que ya sabemos es de vital importancia para que el pene pueda conseguir un estado erecto decente.

Si no hay circulación, si las venas están obstruidas, difícilmente podremos mantener un buen flujo de sangre en nuestro pene y es ahí donde el ajo parece tener más ventajas.

¿Cuál es el activo culpable de esta mejora de la circulación?

La alicina, que es uno de los compuestos del ajo y el responsable del olor que desprende.

Veamos otras propiedades del ajo

Tiene alto valor nutricional y pocas calorías

Esto es algo siempre asociado a los súper-alimentos, pues muchas vitaminas y minerales por poca cantidad de calorías es uno de esos alimentos óptimos.

El ajo es uno de ellos.

Entre otras cosas contiene (en 28 gramos):

  • Vitamina b6: 17% del CDR
  • Vitamina C: 15% del CDR
  • Manganeso: 23% del CDR

Por si no lo sabías la vitamina b6 es una de las más importantes para nuestras erecciones.

Tiene propiedades de antioxidante

Está demostrado que tomar mucho ajo aumenta la capacidad del cuerpo humano de aumentar las enzimas antioxidantes lo que hace que sea una buena arma contra enfermedades degenerativas.

Es bueno contra el colesterol malo

Según algunos estudios el ajo podría disminuir la cantidad de colesterol LDL, mientras que no lo haría con el HDL, el “bueno”.

Es bueno para combatir enfermedades comunes

Tiene muy buena fama para curar resfriados y catarros, por lo que no son pocos los que incluso toman suplementos de esta planta cuando se encuentran con síntomas de gripe.

Tampoco es de extrañar que en los escritos de los clásicos griegos como Hipócrates o Erodoto (puedes ver más aquí), nos hablaran de las propiedades curativas del mismo y como en esa época era “recetado” como posible cura de muchos malestares.

Actúa como desintoxicador

Si se toma en dosis elevadas puede ayudar a disminuir concentraciones de metales y otros activos perniciosos en nuestro cuerpo.

De manera paralela a este problema también tiene fama de reducir cuestiones como dolores de cabeza y problemas de presión.

El ajo es bueno para la salud de nuestros huesos

En algunos estudios se ha encontrado que dado a las mujeres en menopausia ayudó a mantener la salud ósea y regular los estrógenos del cuerpo.

Otros estudios en roedores parecen confirmar estos descubrimientos.

Es bueno para mejorar nuestra capacidad atlética y de trabajo

Aplicado en roedores se ha demostrado que los mismos muestran mejoras en las medidas de su rendimiento atlético.

También hay referencias de la Antigua Grecia donde atletas tomaban ajo para mejorar sus capacidades.

¿Puede el ajo curar nuestros problemas de impotencia?

Aquí viene la pregunta del millón.

Eso es lo que queremos, pues en el fondo nos da igual si unos dicen una cosa u otra.

El tema está en el momento de la verdad: cuando queremos tener una erección y no podemos.

Bien, en este caso te voy a dar mi opinión.

El ajo es un condimento excelente que además tiene propiedades terapéutias indudables. No puede ser que tantos estén tan equivocados: desde los antiguos griegos a nuestras abuelas, pasando por los dietistas modernos.

Si piensas un poco te darás cuenta que el ajo siempre ha sido usado como un condimento en las cocinas de nuestras abuelas y antepasados cercanos, ya fuera en Argentina, Alemania o España.

Esto era algo que nuestros antepasados de manera “intuitiva” ya usaban para sus caldos y remedios varios, como por ejemplo, la leche con ajo, una receta que dice ir muy bien para los catarros, asmas, tuberculosis, etcétera.

La salud sexual de esos hombres que comían ajo casi todos los días era de hierro, y así, nuestros abuelos y tatarabuelos tenían 3, 4, 5 hijos o más, para lo cual, como comprenderás, deberían tener una libido bastante buena.

¿Sería esa libido tan buena gracias al ajo?

No tan rápido.

Puede que el ajo ayudara a mejorar la salud sexual pero por sí mismo no garantiza que fueran a tener una lujuria de locos.

Lo que quiero enfatizar aquí es que un estilo de vida tradicional acompañado de muchos caldos de antes, en los cuales siempre habría ajo, sería una buena manera de intentar tener una mejor salud, que a la vez se traduciría en mejor salud sexual.

¿Comer ajo crudo?

Muchos dicen que si no lo comes crudo se pierden muchas propiedades del mismo y no se dan los mismos resultados.

Pero una cosa es decirlo y otra hacerlo.

Imagínate comer 4 ajos crudos al día.

Como el ejemplo que te puse, seguro que ese día no deberías pensar en besar a tu pareja.

Lo ideal sería que tu pareja también comísese ese ajo crudo, o que no tuvieses pareja, en cuyo caso no estaría de más intentar probar este remedio milenario contra mil y una enfermedades.

El ajo y los problemas modernos de erección

Sinceramente, en muchos casos de problemas de impotencia modernos, creo que el ajo no bastaría por sí mismo para curarlos, ya que estamos hablando de problemas muy serios y producidos por agentes modernos que ni el ajo puede derrotar tan fácilmente.

¿Qué es lo que podemos hacer en estos casos?

Pues eliminar o al menos contrarrestar en la medida de lo posible estos agentes perniciosos modernos, de los cuales hay muchos, sin duda.

Por ejemplo, uno de ellos podrían ser las luces fluorescentes que están tan de moda, sobre todo en espacios y oficinas públicas.

Nos dicen que es para ahorrar y que son mejores pero lo que no nos dicen es que podrían tener efectos negativos sobre nuestra salud, entre ella la sexual.

Si eliminamos o reducimos esas luces ya estaríamos dando un buen paso para tener una mejor erección.

Si a eso, y otras medidas más, le añadimos el uso del ajo en nuestra dieta común, sobre todo a la hora de cocinar, entonces ya estarnos dando un paso afirmativo para poder derrotar a la perniciosa disfunción eréctil.

¿Tomarlo como suplemento?

Esta es otra manera muy popular de tomar el ajo, aunque no es mi preferida, ya que si es posible deberíamos usar el mismo para la elaboración de nuestras comidas.

Sin embargo, también sé el poco tiempo que tenemos en la vida moderna, donde estamos tan ocupados con otras cosas y nuestros trabajos diarios.

Por eso, mucha gente acude a comprar ajo en botes.

Como siempre, en los mismos hay una variación de calidad y los habrá mejores que otros, intentando evitar, en la medida de lo posible, buena parte de los aditivos.

Deja un comentario