Causas y remedios de la disfución eréctil psicológica

Actualizado el

curar impotencia psicologica causas y remedios

Una de los traumas más severos que pueden haber en los casos de impotencia sexual es cuando sospechamos que la misma tiene lugar por problemas psicológicos, de los cuales el mundo actual parece estar lleno.

A nadie se le escapa que la ansiedad, el estrés, la depresión, la tristeza, y todo tipo de problemas personales están a la orden del día en nuestras sociedades modernas.

Hay gente con la que hablas que puede parecer que está bien pero en realidad tienen una depresión de caballo, como diría mi madre.

Por eso, es fácil que estos problemas emocionales sean la causa de nuestros problemas de erección.

Eso al menos desde el punto de vista general, porque luego tenemos el importante caso de los hombres que se encuentran bien emocionalmente pero que cuando tienen sexo con una mujer suelen tener gatillazos o problemas.

Creo que este caso lo ha pasado casi todo hombre al menos una vez en su vida.

Dispuesto a tener una relación con una mujer y resulta que le falla la cosa y nota como se ha puesto nervioso.

De ahí que muchos digan: «es que me he puesto nervioso».

Un fenómeno curioso este último, que suele pasar más a menudo cuando es la primera vez con una mujer.

Curar disfunción eréctil psicológica

Bien, volviendo al tema.

Si sospechamos que tenemos un problema de impotencia psicológica lo más normal es que deberíamos hablar con nuestra pareja o acudir a un psicólogo.

Otro paso alternativo y que es tomado por no pocos es intentar acudir a un psiquiatra para que nos solucione el problema de ansiedad, depresión o similar.

Eso es lo lógico y normal.

Hasta ahí todo bien.

El problema ocurre que en muchos casos, por no decir una cantidad muy significativa de los mismos, las visitas a los psicólogos o los psiquiatras no solucionan el problema.

Lo que es más, y sobre todo con los segundos, en muchos casos podemos ver que el problema no hace más que empeorar.

¿Cómo es eso posible?

¿Cómo podemos curar la ansiedad, que supuestamente era la causa de nuestra disfunción y al mismo tiempo tener incluso más problemas para tener una erección que antes?

Ansiedad y la impotencia sexual

como curar los problemas de erección por problemas psicológicos

Os voy a contar un caso personal para que entendáis el tema.

Hace años tuve un problema de ansiedad muy grande, un problema que me hacía pasar por un estado depresivo y de angustia que me afectó por unas semanas y no me dejaba estar en paz.

En ese momento acudí a mis padres y les conté el problema.

Mis padres tenían mucha experiencia con los médicos especialistas, sobre todo mi padre, un asiduo cliente de varios médicos especialistas de varias categorías.

Así era que mi padre tenía un arsenal de medicaciones enorme.

El creía que la cura podría venir por ahí.

Yo también.

No tenia motivo para creer que dichas curas podían ser nocivas.

Todo al contrario, se supone que las mismas están respaldadas por todo el peso del Estado, las universidades y las multinacionales multimillonarias.

Pues bien, fui a un especialista psiquiatra que conocía mi padre.

El mismo me mando dos pastillas, las cuales no recuerdo ahora.

Las empecé a tomar y efectivamente, el problema de ansiedad me lo curaron.

Es decir, en unos días ya me sentía más calmado.

Sin embargo, de inmediato empecé a notar algunas cosas.

Sentía como si mis sentidos se hubieran apagado.

También noté un desinterés mayor por hacer cosas.

Bueno, todos sabemos que los típicos ansiolíticos tienen efectos bastante fuertes.

Hay que reconocer que te ponen la ansiedad bajo control en la mayoría de los casos, pero también hay otras cosas que te ponen bajo «control».

Aquí vino lo curioso: la cura para la ansiedad produjo que mi deseo sexual se fuera a cero.

Es decir, las pasillas del psiquiatra me crearon un problema de impotencia sexual total.

Me asuste un poco porque veía que no tenía una erección ni siquiera tocándome el miembro, cosa nunca vista hasta ese día.

Me lo estimulaba y comprobaba que estaba totalmente muerto.

Cierto es que durante mis días de ansiedad no pensaba en sexo pero si que podía tener una erección sin problema.

Con la cura de la ansiedad, la posibilidad de tener una erección se fue a cero.

Esta desapareció completamente y no se me levantaba ni viendo una película porno, algo que incluso intenté ante tal estado de las cosas.

Mi pene estaba muerto.

Decidí que esa no podía ser la solución y casi de inmediato deje de tomar las dos pastillas.

Por suerte, el problema de ansiedad no volvió, pues en parte la misma venia por un problema personal y familiar que había mejorado bastante.

Unos días después de dejar de tomar las pastillas volví a tener erecciones de manera normal.

La típica erección matutina, el ponerme caliente al ver alguna mujer sexy y las cosas típicas en un varón joven.

Ahí entendí que las pastillas de los psiquiatras podían llegar a causar problemas gravísimos en la salud sexual.

Pero, ¿Por qué iban a recetar una pastilla con unos efectos secundarios tan devastadores?

Y la impotencia sexual solo era uno visible.

A saber los efectos secundarios escondidos y no visibles que iban a causar esas pastillas a largo plazo.

Esto no solo lo digo yo sino que está más que reconocido en todo el mundo. Puedes ver estudios aquí y aquí.

Pues bien, este no es un caso aislado.

Os puedo asegurar que tomar pastillas de este tipo causa o empeora los casos de impotencia masculina en muchísimos casos que están documentados en multitud de foros en internet, ya sean en español u otros idiomas.

Por lo tanto mi consejo es que si tienes problemas de erección psicológicos consideres dejar de tomar ansiolíticos o al menos no vayas a «curarlos» a un psiquiatra.

Mejor vete a un psicólogo.

Podrá tener éxito o no en su tratamiento pero al menos no nos reventará con efectos secundarios.

En el caso de los psicólogos, bueno, las cosas son mas ambiguas, porque en este caso no podemos tener un objeto para medir el problema de manera objetiva, como una pastilla recetada.

Los psicólogos no pueden recetar estas pastillas de las farmacéuticas.

Lo que ellos te proveen es una psicoterapia o psicoanálisis.

En estos casos el ratio de “cura” de la impotencia sexual psicológica no es muy alto que digamos.

Después de todo, es difícil que un problema fisiológico pueda solucionarse con unas palabras con alguien que te “escuche”.

Puede haber algunos casos de personas a las que les ayude el tener alguien con el que desahogarse pero en general no es una cura efectiva ni milagrosa.

Es más, os voy a comentar el problema de la psicología en el caso de la impotencia sexual

La mayor parte de los casos de impotencia sexual psicológica vienen de un problema previo que no es otro que la impotencia sexual fisiológica.

Podemos buscarle la excusa que queramos y darle mil nombres o culpar al Pato Donald o al Tío Gilito, pero en realidad el problema tiene una raíz bastante más compleja que unos problemas “psicológicos”.

Los problemas psicológicos de disfunción eréctil en la mayoría de los casos consecuencia de experiencias horrorosas anteriores de fallo en la erección.

Esto lo vemos en un ejemplo.

Problemas de erección por nervios

Imagina que has quedado con una mujer y una vez en la cama ves que no se te levanta por mucho que te bese y te estimule.

Supón que eres un hombre de 20 años, pues bien te puedo asegurar que no deberías tener ningún tipo de problema para tener una erección, al menos no en un estado normal de las cosas.

Bastaría con besarla o tocarla un poco y uno tendría que estar con una erección como un burro.

Los hombres jóvenes no deberían tener problemas de disfunción eréctil en un estado normal de las cosas.

Es algo que ni deberíamos pensar, es algo tan natural como el comer.

El problema es cuando la cosa falla.

Entonces acabamos destrozados emocionalmente.

Como hombres nos sentimos como un eunuco.

Cuando vuelves a quedar con otra o con la misma mujer ya tienes un problema que vienes arrastrando de la anterior ocasión.

Aquí ya vienes con la idea de que puedes fallar y te creas un complejo de problemas de erección por nervios.

El hecho, el verdadero hecho, es que lo más probable es que la disfunción eréctil te vino por un problema corporal muy serio que afecta a muchos hombres hoy en día.

Seamos honestos: el estilo de vida moderno es una bomba de relojería para nuestra fisiología.

De ahí a hacerse películas sobre impotencia sexual psicológica no hay sino un pequeño paso.

Causas psicológicas de la impotencia

Las casusas psicológicas de la impotencia sexual pueden ser varias.

La primera que me viene a la cabeza es la que nombré arriba.

Ansiedad por el desempeño sexual

Esto suele pasar cuando tenemos nervios al tener una relación con nuestra pareja, normalmente la primera vez.

Este es un caso bastant normal en gente que es más nerviosa por naturaleza.

Imagina que llevas mucho tiempo sin tener relaciones y has conocido a alguien interesante.

Llega el momento de la verdad y te pones tan nervioso que acabas teniendo un gatillazo o problemas para que se te levante.

Como dije, esto puede ocurrir a hombres más nerviosos de lo normal, que se estresan solo de pensar si podrá dar la talla.

Normalmente estas situaciones se corrigen si se sigue quedando con la misma persona más a menudo.

Sin embargo, si intentamos quedar con parejas diferentes es posible que desarrollemos un efecto de retroalimentación muy perjudicial.

Por ejemplo, después de haber fallado con la primera mujer, es mucho más fácil el fallar con la siguiente porque seguro que vamos a estar incluso más nerviosos que la vez anterior.

Intenta relajarte y que el encuentro sea en una situación con el menos estrés posible.

Por ejemplo, te recomiendo que en ese caso no bebas alcohol.

Altos niveles de estrés

disfuncion erectil psicologica se cura
La vida moderna llena de estrés hace que nuestro sistema nervioso esté siempre al borde del abismo

Como dije antes, el estrés es una de las plagas de la vida moderna, sobre todo en las ciudades.

Se acabó la vida apacible o sencilla del pasado, en la que incluso aunque el trabajo era duro, no había ese estrés con el que nos enfrentamos hoy en día.

Piensa en el típico trabajador con responsabilidad en un trabajo con un nivel de estrés elevado.

Si a eso le añadimos malos ambientes de trabajo o en casa entonces es normal que muchos hombres acaben teniendo pocas ganas de tener sexo una vez se termina el trabajo.

En esos casos el cuerpo está todavía bajo el shock de unos nervios tan grandes durante el resto del día.

Pérdida de interés con la pareja

Este es un caso realmente complejo pero que desafortunadamente es muy común.

¿Quién no ha tenido una pareja y al cabo de cierto tiempo ha notado que el deseo ha desaparecido?

Este es un caso típico de hombres casados por largo tiempo que acaban por terminar no deseando más a su mujer, a pesar de que es la misma de antes.

Lo que suelen hacer estos hombres es buscar la solución fuera de la casa, en otras mujeres, con las que vuelven a tener el deseo como cuando estaban con su mujer al principio.

Hay quienes dicen que esto forma parte de la naturlaleza del hombre que lo hace estar siempre en busca de nuevas conquistas en todos los campos, y el sexual es uno de los más importantes, sin duda.

Piensa que la mayoría acabamos aburridos de jugar siempre al mismo juego, por poner un ejemplo.

Lo mismo ocurre en este caso.

Un caso difícil de tratar, sin duda.

Intenta hablar con tu pareja.

Puedes ver el artículo sobre el mismo tema: «lidiar con la pareja cuando tenemos impotencia sexual»

Depresión

La depresión es cuando el estrés ha alcanzado el nivel más alto y ha terminado por crearnos esta enfermedad terrible.

El problema de la misma viene por lo que conté al principio.

Tenemos depresión, y por tanto, no tenemos muchas ganas de sexo.

En este caso lo normal es que acudamos a un especialista y nos acabe recetando ansiolíticos.

En un número significativo de los casos estos medicamentos curan la depresión pero nos causan otros efectos secundarios terribles, entre ellos la pérdida total de erección y libido.

Un caso complicado si te has metido en él, porque una vez se entra en el círculo de las pastillas de depresión es casi imposible salir del mismo.

Las mismas tienen un componente adictivo muy grande.

Remedios para impotencia psicológica

remedio para impotencia psicologica

Manejar el estrés

La principal y primera es reducir el estrés.

Si logramos estos vamos a ver como muchos de nuestros problemas de erección desaparecen. Y no solo eso sino que nuestra vida en general mejorará mucho.

Pero una cosa es decirlo y otra conseguirlo.

Si fuera tan fácil dejar ese trabajo tan estresante y hacer algo más relajado.

Desafortunadamente las cosas no son tan fáciles.

Aquí la mejor arma que tienes es tu propia fuerza de voluntad.

Mi consejo es que por muchos problemas de estrés que tengas, intentes superarlos de manera personal.

Intenta mantener la calma y pensar que ya vendrán días mejores.

Y sobre todo no tomes pastillas del tipo ansiolítico si quieres que se siga levantando en el futuro.

Haz más deporte y actividades al aire libre

Esto es de una importancia enorme y va relacionado con lo anterior.

Es más, si tienes mucho estrés, lo primero que tendrías que hacer es buscar actividades de ocio relacionadas con el deporte o con el aire libre.

Esto no solo mejorará tu estado de salud general sino que hará que te olvides por un largo rato de los problemas del mundo.

Con un buen partido de fútbol o caminata por la colina matas dos pájaros de un tiro.

Este punto es crucial, créeme.

Conclusión

La disfunción eréctil psicológica se cura, eso tenlo por seguro.

Los remedios que te acabo de comentar, más aplicar cambios en nuestro estilo de vida pueden hacer que acabemos con los problemas de erección o libido que nos afecten de manera grave.

El tema de la «disfunción eréctil psicológica», sin embargo, es más complicado de lo que parece.

Por ejemplo, si le preguntas a muchos psicólogos sobre el tema, es posible que te digan que la mayoría de los casos de impotencia sexual son debidos a problemas psicológicos.

Aquí sospechamos que podría haber un interés profesional, como sería lo más lógico.

Podemos estar seguros que detrás de muchos de los problemas psicológicos están disfunciones fisiológicas que hacen que sea más fácil que caigamos en una depresión, ansiedad o estrés elevado.

Se trata de un campo con muchas variables, sin duda.

Como vimos en la sección de los remedios, te harías un gran favor si pudieras reducir el estrés de tu vida.

Para ello no dudes en hacer más actividades sociales y al aire libre.

Te ayudarán mucho en recuperar la confianza.

Deja un comentario

¿Quieres recuperar tu hombría?

Pues entonces suscrbíbete a la lista de correo y compartiré contigo 3 de mis hacks favoritos para mejorar tu erección

Gracias por suscribirte

Algo salió mal