Curar la disfunción eréctil en diabéticos

curar disfuncion erectil diabetes

Seguramente si estás a punto de leer este artículo es por el hecho de que padezcas diabetes y al mismo tiempo un caso de impotencia o disfunción eréctil, algo muy común en las personas que tienen esa conocida enfermedad, desafortunadamente.

La diabetes es algo que parece relativamente moderno.

No es algo que creo que nuestros abuelos comentaran a menudo, mucho menos en la vida de campo. Pero tampoco en la vida de ciudad del Siglo XIX.

Por ejemplo, según datos oficiales la diabetes la padecían unos 108 millones de personas en 1980 y unos 422 millones en 2014.

Esto es un aumento dramático en solo 34 años. Además, me da la sensación de que el número de diabéticos era mucho más bajo otros 34 años atrás, y probablemente más aún anteriormente.

Bien, entonces tenemos un caso en el que parece que debe de haber algo en la modernidad que hace que tengamos más casos de esta supuesta diabetes, y que por ende, el número de hombres con disfunción eréctil es mucho mayor – no es la diabetes lo único que ha subido en las últimas décadas evidentemente.

Esa modernidad parece que afecta a muchos otros campos, no solo la diabetes o la impotencia. Sin embargo aquí vamos a hablar un poco sobre el tema de la impotencia en los diabéticos.

Evidentemente, la mejor manera de curar la disfunción eréctil en este grupo sería la de hacer que la diabetes desaparezca en buena medida. Si lográramos eso entonces conseguiríamos una mejora en las erecciones, con seguridad.

En el estado actual de las cosas y con lo que conocemos, el caso de los diabéticos parece bastante desesperado, porque parece ser que la inmensa mayoría tienen un problema de por vida, y lo único que el sistema sanitario y las farmacéuticas proponen es una medicación que terminarán tomando de por vida y que es, por cierto, carísima. Aquí ya vemos el aspecto monetario del tema. Es decir, tenemos a más de 400 millones de personas – seguramente pronto 500 – tomando unos medicamentos de por vida subvencionados por los estados y promocionados por las farmacéuticas. Sin duda, un negocio redondo.

Si esa es la solución que provee un sistema tan avanzado a una enfermedad por “exceso de azúcar”, entonces hay algo que no me cuadra.

No concuerda con que sea un sistema tan “avanzado”. Más bien parece un sistema retrógrado. Por seguro que debería haber una manera de deshacerse de esta enfermedad tan molestosa. Pero claro, si la hay entonces dejaría de ser un negocio. Y lo que es peor aún: si esta solución es natural o de manera homeopática entonces ya no habría negocio ninguno, y claro, eso no gusta a los grandes capitalistas y estatalistas (trabajadores de los sistemas de salud), ya que hay muchos dividendos que pagar y salarios que mantener.

¿Curar la impotencia relacionada con la diabetes es posible?

Bueno, no voy a decir que curar la impotencia es algo fácil si tienes diabetes, de una o de otra manera.

Si eres diabético entonces habrás ido al médico y te habrán recetado los medicamentos e inyecciones pertinentes.

En ese caso, lo que suelen recetar los círculos oficiales para acabar con la disfunción eréctil es la toma de viagra o si esta no funciona, de levitra o cialis. Eso es lo típico y además lo que está aprobado por los “libros oficiales”.

Visto así, se trata de una profesión fácil. No hace falta darle muchas vueltas a la cabeza. Eres el especialista y cuando viene un paciente diabético y dice: “doctor, no se me levanta”, la “cura” es sencilla: tome usted viagra.

Para eso no veo yo que haga falta estudiar mucho, por decirlo. Es casi como una solución estandarizada de corte muy bajo en la cual la solución se da de manera industrial y a nivel mundial. Esa será la solución que dan a los 100 millones de hombres en el mundo que preguntan por el tema.

Parece como una solución compleja y avanzada, pero visto de otro modo parece la solución sacada para un enjambre de abejas u hormigas.

Luego de las pastillas ya vienen cosas como inyecciones, y la traca final es la cirugía. Solo de pensarlo se me estremece el pene.

Curar o prevenir la impotencia debida a la diabetes.

Quizá no podamos curar la impotencia causada por la diabetes, pero lo que sí podemos hacer es saber más o menos lo que podríamos hacer para hacer que la aparición de la diabetes sea menos probable.

Lo primero que tendríamos que mirar sería ir en búsqueda de lo que hacían los hombres y mujeres de 1920, 1950 o 1980, cuando los casos de diabetes eran mucho menos.

Si pensamos en algo muy sencillo nos daremos cuenta de que a pesar de lo que pueda parecer, la pandemia de productos y recomendaciones anti-azucar y todo lo relacionado con la glucosa es algo de la modernidad, ya que es en las últimas décadas cuando los productos “sin azúcar” y “edulcorantes” están más de moda, y sin embargo, los casos de diabetes no han parado de crecer. Esto es una clara incongruencia y algo evidente.

Anteriormente la gente tomaba el té y café con azúcar, comía cereales, pan, arroz, leche, quesos, patatas y todo tipo de cosas que hoy son tomadas como “exceso de azúcar o glucosa”, y sin embargo la diabetes era casi inexistente.

Esto ya nos viene a decir, que puede bien ser que la “diabetes” sea causada por otras cosas que no son esos excesivos consumos de “azúcar”, pues podemos estar seguros que hay otras cosas que se han añadido a las dietas en las últimas décadas.

Hoy, y desde hace unas décadas, lo que se ha ido poniendo de moda son dietas de tipo más “new age”, además de la introducción masiva de diferentes “ácido grasos esenciales”, que de poco para acá forman parte esencial de las dietas de masas hoy en día, casi de una manera impuesta.

Por ejemplo, toda esa serie de alimentos “contra el colesterol” que incluyen “omegas x”, “grasas vegetales varias”, etcétera son lo que están dominando el panorama, mientras que los carbohidratos de toda la vida y las grasas tipo mantequilla y crema clásicas son vistas como el demonio.

Esto lo podemos ver en nuestros hogares con seguridad.

Disfunción eréctil y diabetes en la actualidad

Por ejemplo, cuando voy a ver a mis padres veo como mi padre consume la leche “rica en omega 3”, porque en el paquete dicen que es bueno para el corazón, y claro, el hombre lo cree, porque ¿Por qué iban a decir mentiras los fabricantes y aquellos que aprueban sus productos? Después de todo se trata de las “autoridades” sobre el tema.

Por lo tanto, una de las cosas que podemos ver es como, en cierto modo, las dietas ricas en carbohidratos son más escasas, mientras que aumentan el número de “ácidos grasos esenciales”.

También tenemos un número cada vez mayor de dietas promoviendo el uso alto de proteínas y la restricción de carbohidratos.

Por alguna razón, el que esas dietas nos hacen bajar de peso a corto plazo, justifica que son buenas y que los carbohidratos son “malos”, por lo que lo correcto es comer proteína en ausencia de carbohidratos y además añadir algunas grasas vegetales.

Lo cierto es que por lo que yo recuerdo, mis abuelos y demás comían una dieta rica en carbohidratos y proteína, cosa que solían comer en conjunto. Por ejemplo, algún estofado con chorizos, cerdo o manteca, o carne de res, o caldos de pollo con huesos y pan o patatas. Y de una cosa podemos estar seguros, mis abuelos y tus abuelos raramente tenían problemas de disfunción eréctil. Ese tipo de gente tenía 4, 6, 8 hijos y más. No tenían falta de dietas raras ni de tomar inyecciones de insulina.

Según los parámetros típicos de la diabetes, la ingesta de excesivos carbohidratos hace que tengamos exceso de azúcar en la sangre, y eso hace que generemos resistencia a la insulina, con lo que con el desajuste metabólico correspondiente acabaremos desarrollando diabetes.

Sin embargo, otra visión podría ser que un exceso de cortisol e inflamación, como consecuencia de varios hábitos perjudiciales, entre ellos comer pocos carbohidratos, por ejemplo, bien podrían ser la causa de que haya un aumento de los ácidos grasos libres, y con ello se cause un aumento de la resistencia a la insulina, con lo que el proceso de producción de energía basado en el procesamiento de glucosa se ve comprometido. Por lo que en realidad, lo que podríamos tener es algo totalmente opuesto a la teoría oficial, porque para mantener el cortisol bajo lo que tendríamos que hacer es comer abundantes carbohidratos, como por ejemplo fruta, como recomendaban en el Génesis.

En fin, que las cosas no parecen estar del todo claras en este asunto. Pero apuesto a que si quieres que tus erecciones se recuperen y que no te salga diabetes, puede que sería mejor que siguieses una dieta y estilo de vida similar al que tenían tus abuelos o bisabuelos, especialmente si eran gente de campo.

Deja un comentario