Curar la disfución eréctil en jóvenes

Impotencia sexual jóvenes
Estás abatido porque no se te levanta. Sin duda, una de las peores cosas que le puedan ocurrir a un joven.

¿Eres joven y tienes problemas de disfunción eréctil?

Esta es una pregunta que hace cien años ningún o casi ningún joven se preguntaría.

Os lo puedo asegurar.

Es más, es que ni se le pasaría por la cabeza.

El llevar una vida más natural, trabajando en el campo, comiendo comida sin aditivos, sin estrés mas allá de trabajar mucho, etcétera, hacia que la vida sexual de los jóvenes fuera extremadamente natural, es decir, muy buena.

Cuando tienes algo que te viene dado de manera natural, como el hecho de ser joven y tener una erección sin problema cuando te sientes excitado por la razón que sea, es algo que ni se piensa.

Ocurre porque si.

El problema viene cuando lo natural ya no funciona.

Digamos que el mundo actual es un mundo antinatural.

En este mundo antinatural está ocurriendo lo impensable: que muchos jóvenes tengan problemas de disfunción eréctil.

Muchos de esos jóvenes quieren resolver ese problema, pero no se paran a pensar que el meollo de la cuestión radica en la vida moderna, que sus “antepasados jóvenes” no tenían esos problemas.

Los jóvenes con impotencia de hoy pueden incluso pensar que es un problema que pasa normalmente y por lo tanto buscan alguna solución.

¿Dónde está la solución?

Pues ¿Dónde va a ser?

En la medicina oficial con sus multimillonarios hospitales, facultades de medicina y ministerios de sanidad, donde está la créme de la créme en lo que a salud se refiere.

Esto es lo normal.

Ahora bien, pocos van a caer que lo que les está ocurriendo es algo más profundo que una disfunción corporal que se pueda curar con una pastilla llena de químicos extraños.

La solución de los químicos extraños vendría a ser como el parche que hace que la herida no sangre externamente, y aparentemente sea una solución buena.

Sin embargo, en el caso de la impotencia sexual, la hemorragia continua de manera interna.

Es más, con los productos químicos de las famosas pastillas, la hemorragia empieza a recorrer otras partes del cuerpo causando diferentes problemas.

Digamos que casi que peor el remedio que la enfermedad como diría mi abuela.

Disfunción eréctil jóvenes y adultos

Es un hecho bastante conocido, para el que no hace falta estudiar ingeniería espacial, que los hombres pierden potencia sexual a medida que envejecen.

Esto es lógico.

No podemos esperar que un hombre de 80 años tenga una vida sexual plena con erecciones como si fuera uno de 20.

Esto es algo que se puede intuir fácilmente con solo ver el cuerpo del hombre de 80 años y el de 20.

En condiciones normales, el de 20 debería tener más masa muscular y el de 80 estar bastante decadente.

Lo mismo podemos entender que puede ocurrir con los niveles de energía.

Evidentemente, un hombre de 80 años no está como para jugar un partido de futbol de 90 minutos en buenas condiciones, mientras que uno de 20 debería aguantar como un toro.

Aquí ya vemos una clara diferencia: la testosterona.

La testosterona es mucho mayor en los hombres jóvenes y mucho menor en los de mayor edad.

Por eso es casi natural que los casos de disfunción eréctil comiencen cuando el hombre empieza a envejecer, antiguamente ya a avanzada edad y no en todos los casos.

Pero, ¿Qué aparezca en jóvenes?

Esto es algo inaudito.

En condiciones normales eso no debería pasar.

Pues bien, si has leído hasta aquí te habrás dado cuenta de que el mayor problema para la disfunción eréctil es la vida moderna.

Si, como lees, nada menos que la vida moderna y sus innumerables variables presentes en nuestras vidas cada día, muchas de las cuales ni siquiera las podemos apercibir.

Posibles causas de la disfunción eréctil en los jóvenes

Para entender este problema tenemos que comprender que el organismo es un todo en el cual si empiezan a haber desequilibrios internos muy delicados.

El cuerpo, nuestro complejo sistema intenta corregir dichos desequilibrios mediante diferentes métodos.

Al intentar hacer eso ocurre que nuestro equilibrio natural se ve en cierto modo comprometido.

Además, si no sabemos cómo corregir esos desequilibrios, es posible que entremos en una espiral viciosa donde un desequilibrio lleve a otro y así hasta que nuestro sistema inmunológico y nervioso este bastante trastocado.

De ahí a la aparición de las enfermedades y problemas solo hay un paso.

Veamos algunas de las causas de la disfunción eréctil en jóvenes.

Disfunción eréctil psicológica en jóvenes

Según la teoría los problemas de autoestima y todo lo relacionado al miedo al rechazo, a la timidez, a la idea de uno mismo, de si tenemos un tamaño de miembro adecuado, de si lograremos satisfacer a nuestra pareja, etcétera, son fundamentales en muchos casos de la disfunción eréctil.

Esto es, en parte, verdad.

Cierto que hoy en día hay muchos traumas psicológicos, pero creo que es algo más relacionado con las consecuencias que con la verdadera impotencia sexual.

Te lo voy a intentar explicar de la manera más clara posible.

El hecho de que tengas problemas de “autoestima” y de “miedo a no tener un buen rendimiento en la cama” es algo que en la mayor parte de los problemas de disfunción eréctil viene como consecuencia de haber fallado ya en algunas ocasiones, sobre todo recientes.

Es decir, que si la erección te ha fallado y has quedado como un inútil delante de tu pareja en otras ocasiones, normal que se te cree un “trauma” y tu autoestima se vaya por los suelos.

De ahí que cuando vayas a tener la siguiente relación te entre una especie de ansiedad o pánico a fallar de nuevo.

Esto es normal.

Ahora bien, la verdadera causa de la disfunción eréctil no ha de venir por ahí, o no como causa primaria, al menos.

Impotencia sexual por problemas de pareja

Esto puede estar un poco relacionado con lo anterior, pues es un tema en cierto modo “psicológico”.

¿Quién no tiene o ha tenido grandes problemas de pareja?

Problemas que a la larga parece que afectan a tu estado de “animo sexual” y que hacen que no te vengan ganas de tener sexo con la pareja.

Esto es posible que ocurra, pero el hecho de que tengas problemas con la pareja no debería significar que el sistema nervioso que produce las erecciones este frito.

Esos son otro tipo de problemas.

Ahora bien, hay quienes dicen que estar más de un año con la misma pareja hace que disminuya tu deseo sexual con lo que es lógico que no se nos “levante” con nuestra mujer a veces.

Esto tiene algo de verdad, pues es un hecho que todos los hombres conocen que el interés disminuye con la pareja habitual, dado que el carácter aventurero y explorador natural del hombre hace que este siempre mire por nuevas conquistas, en este caso, probablemente deseando otras mujeres.

Sin embargo, les puedo decir, que a pesar de que esto pueda pasar, si nuestro sistema sexual está en buenas condiciones seguro que podremos seguir consiguiendo buenas erecciones tras un año, dos o cinco con nuestra pareja.

Quizá no tengamos sexo tan habitualmente como al principio de la relación, pero la capacidad de tener erecciones debería estar ahí.

Alcohol, drogas y la disfunción eréctil en jóvenes

Aquí ya entramos en un territorio un tanto más complicado, donde si que podemos encontrar causas verdaderas que empobrezcan nuestra capacidad de obtener erecciones.

Es bien conocido que el alcohol tiene un efecto desinhibidor que causa que mucha gente que es tímida, sobre todo las chicas, se lancen a la piscina más fácilmente, pero eso no tiene que ver con la capacidad de obtener la erección, sino con un tema “psicológico” de desinhibición.

También es bien conocido, aunque menos, que el alcohol y otras drogas hacen que podamos tener problemas para tener una erección normal, al menos en muchos casos.

Por ejemplo, en el caso del alcohol les ocurre a muchos que sus erecciones son menos fuertes y que les cuesta mucho más llegar al orgasmo, con un final menos potente, por decirlo de alguna manera. Como si la capacidad de “sentir de verdad” fuera desplazada por el efecto “placentero del alcohol”.

En el caso de las drogas no creo que haga falta decir mucho, pues creo que deberías entender perfectamente que si tomas éxtasis y drogas sintéticas habitualmente, es posible que tu cuerpo empiece a tener problemas, algunos mucho peores que los de carácter sexual.

Disfunción eréctil por depresión y estrés en jóvenes

Aquí tenemos un tema muy relacionado con el psicológico, pero que en realidad tiene unas ramificaciones espeluznantes.

Os voy a contar porque.

Cuando tienes depresión o gran ansiedad por problemas de estrés es normal que a veces no pienses mucho en sexo porque tu cuerpo y mente están en “estado de guerra” y lo que buscan es intentar solucionar esa grave situación de estrés.

Sin embargo, eso no debería ser suficiente para crearnos un problema de disfunción permanente, pues el hecho es que la mayoría de esas situaciones de depresión o estrés deberían ser temporales.

Ahora es cuando viene el problema grave.

Muchos jóvenes, al ver que tienen estos problemas de depresión o estrés acuden a sus padres pidiéndoles consejo.

Estos padres, siguiendo lo que ellos suelen hacer les recomiendan que visiten algún psiquiatra, por ejemplo.

El psiquiatra les acabara recetando algunas pastillas para curar la ansiedad y la depresión.

Bien, esas pastillas aparentemente curan la depresión, al dejarte en un estado similar al de un zombi.

Ahora bien, en la mayoría de los casos también matan completamente tu energía sexual, convirtiéndote en una especie de eunuco.

Esto es algo que yo experimente en su momento, tras lo cual deje las susodichas pastillas tras un mes de uso.

El ver que “no se me levantaba” ni con dinamita me puso en estado de alerta total.

Supe de inmediato que eran las pastillas.

Las mismas no solo hicieron que mi deseo sexual disminuyese hasta cero sino que mi estado general fuera de somnolencia, apatía y baja energía.

En cuanto al estrés, está claro que las estresantes vidas del mundo moderno no contribuyen al mantenimiento de un buen sistema sexual.

Pero al igual que los otros casos, hay causas primarias mucho mas importantes en la causa de la impotencia sexual, siendo el estrés algo secundario o “consecuente” de otras cosas, por decirlo asi.

Muchos dicen que en estos casos visitar a un psicólogo es una buena idea.

Bueno, no seré yo el que te diga que no has de visitar a un psicólogo, pero ten en cuenta que si el problema es mas fisiológico que otra cosa, el visitar a alguien con el que vas a tener una charla no debería ser la cura definitiva.

Es más, lo que te dirán muchos psicólogos o consejeros son cosas obvias, tales, como: hacer una vida más sana, practicar mas deporte, hacer música, apuntarte a actividades sociales, bailar, salir, etcétera.

Todo eso, ni que decirlo, está muy bien.

Aire libre y la impotencia masculina
Puede que hacer esto a menudo pueda ayudar a curar tu disfunción eréctil

Por ejemplo, el hecho de practicar un deporte al aire libre o en gimnasio ya puede ser una buena contribución para mejorar tu sistema físico y sexual, más que nada por el hecho de que exponer nuestro cuerpo al exterior tiene efectos saludables muy valiosos.

Comparado con esto, el estar 9 horas metido en una oficina sin casi ver la luz del día y solo viendo la de las luces CFL que nos tienen en la misma es algo que, al contrario, no le va bien a tu salud general y en particular a la sexual.

Por lo que, por ejemplo, aquí ya tienes un posible remedio que puede contribuir a mejorar tu estado de salud sexual de manera indirecta: más sol y aire libre y menos oficina y luz artificial.

Es decir, los remedios naturales pueden ser muy útiles para la impotencia sexual.

Otras causas de disfunción eréctil en los jóvenes

Las causas son muchísimas en realidad.

Entre las mismas podemos encontrar algunas muy típicas de la vida moderna como, por ejemplo, el porno.

Que duda cabe que el aumento del consumo de porno en la actualidad, donde todo el mundo tiene acceso gratuito al mismo, hace que nuestro deseo sexual por la cosa real disminuya bastante.

Te lo voy a poner claro, a ver si lo entiendes: si te tocas cuatro pajas (masturbarte) una tarde no esperes que las probabilidades de que se te levante a la noche al quedar con una chica sean muy altas.

Otras causas muy importantes de estos problemas de erección típicos en los jóvenes vienen dados por los elementos que introducimos en nuestro cuerpo en nuestras vidas diarias.

Estos elementos son los que, después de todo, mas efectos tienen en lo que nuestras defensas y sistema nervioso son capaces de realizar.

Elementos como: dieta, uso de electricidad y/o fuerzas magnéticas.

Evidentemente si queremos que nuestro estado fisiológico mejore o cambie lo primero que tendríamos que hacer es ver que lo que nos metemos todo el día en el cuerpo, ya sea de manera voluntaria o involuntaria, tiene un efecto primordial.

Por lo tanto, para mejorar nuestra erección y curar nuestra disfunción eréctil deberíamos tomar pasos para intentar cambiar algunas de estas cosas.

Deja un comentario