Disfunción eréctil medicamentos

impotencia medicamentos
¿Son los medicamentos oficiales una buena solución para curar nuestra impotencia sexual?

Si te pones a buscar soluciones para la disfunción eréctil que tienes lo más seguro que lo primero que encuentres son los medicamentos oficiales.

Lo más normal del mundo.

Después de todo, nuestros gobiernos se gastan cientos de miles de millones de dólares en financiar la sanidad de nuestros países.

Estamos hablando de uno de los sectores que más dinero mueven del mundo.

Solo imagina el dinero que el Estado tiene que pagar para mantener toda la red de centros médicos, hospitales, médicos y enfermeros, por no hablar de la financiación masiva de medicamentos en las farmacias, un negocio gigantesco.

Además, a esto le tenemos que añadir miles de facultades universitarias de salud en el mundo con infinidad de recursos.

Y por último las grandes farmacéuticas multinacionales, auténticos colosos que superan en recursos  poder a no pocos países del mundo.

Con este panorama lo mas lógico es que este sistema tan avanzado nos ofreciese una solución definitiva ante el problema de la impotencia sexual o disfunción eréctil.

Bien, la solución la ofrecen.

Solo que parece ser que dicha solución solo puede venir de las farmacéuticas y todo lo demás no vale.

No vale porque si hay alguna solución que es gratis o natural no tiene validez para unas empresas tan grandes que tienen tanto personal e instalaciones que mantener.

¿Por qué iba una farmacéutica a estar interesada en proveer una solución integral a la disfunción eréctil con un cambio de estilo de vida, alimentación y cosas asi?

Para nada iba a estarlo.

En eso no hay negocio.

El negocio esta en vender un paquete de 12 píldoras de Viagra por 100 dólares o euros.

Si consiguen clientes que compren de manera mensual se aseguran clientes que gasten más de 1.000 dólares al año.

¿No está mal, cierto?

Con ese panorama parece que en cierto modo si lo miramos de manera un poco enrevesada lo más interesante para las farmacéuticas es que el número de enfermos por disfunción eréctil aumentase, de tal manera que las ventas de medicamentos para la impotencia sexual aumentarían.

Negocio perfecto.

Cuáles son los medicamentos para la impotencia masculina

Pues los que todo el mundo conoce, empezando por la archi-conocida Viagra, la reina de las píldoras contra la disfunción eréctil.

Luego tenemos a la Cialis y a la versión de Bayer, la Levitra.

La cuarta contendiente seria la Kamagra.

Últimamente parece que hay algunas incorporaciones al mercado, tales como el avanafil, comercializado bajo la marca Stendra y que dice que puede causar erecciones en 15 minutos.

Otro tratamiento que se usa, al parecer en algunos sitios, es una crema lama Alprostadillo, la cual se aplica en hombres que no responden al tratamiento de las pastillas.

Al contrario que las pastillas este producto se aplica directamente en el pene, absorbiéndose rápidamente en el mismo a través de la piel.

Al parecer, más que potenciar la erección lo que hace es iniciarla.

En algunas páginas donde hablan del mismo dicen que este medicamento no causa síntomas secundarios en el resto del cuerpo como al parecer si causan las otras pastillas.

Aquí vemos algo un tanto problemático.

Se reconoce que las pastillas no ayudan a muchos hombres, teniendo que acudir a otros métodos, y al mismo tiempo parece ser que las mismas causan problemas secundarios como fuertes dolores de cabeza.

En el caso de esta crema tampoco está exenta de esos efectos, pues una decima parte de los que la aplican dijeron tener alguna molestia en el pene.

Vamos a ver algunos de los efectos secundarios de los medicamentos para la impotencia sexual:

La Viagra puede afectar a la vista, en algunos casos incluso causando una ausencia permanente de visión.

Si, lo que lees, la Viagra podía dejarte ciego.

Aunque no son casos numerosos, pero si dicen que los pilotos no toman viagra 12 horas antes de viajar para no tener problemas de visión, pues te puedes hacer una idea.

Se dice que dichas pastillas pueden causar ataques cardiacos.

Otros problemas típicos son los dolores de estomago o cabeza, nauseas y hemorragias.

Como vemos los problemas que causan estos medicamentos son muy numerosos.

En muchos casos pueden ayudar a tener una erección pero a un precio bastante caro.

El problema de los medicamentos para la disfunción eréctil

El asunto está en que estos medicamentos tienen como objetivo algo muy específico: conseguir la erección en el hombre con problemas.

Bien, esto así suena bastante bien.

El problema radica en que el problema que causo la erección en primer lugar sigue estando ahí.

Esto proviene de unos desequilibrios fisiológicos importantes que son agravados y reforzados de manera muy fuerte por nuestras vidas modernas.

Por lo tanto esto vendría a ser el equivalente de meternos un chute de droga para sentirnos bien por un rato y olvidarnos de nuestras penas.

Pero nuestras penas siguen ahí.

Cuando el efecto de la droga, en este caso los medicamentos para la disfunción eréctil, se va, nuestro problema sigue ahí.

Seguimos teniendo un gran desequilibrio hormonal y energético.

Por decirlo de alguna manera, nuestro cuerpo no produce energía de manea eficiente.

Por si esto no fuera poco, los efectos secundarios de estas pastillas y medicamentos nos muestran un problema tan grave o más que el anterior.

Este no es otro que la administración de dichos medicamentos pueden crear nuevos problemas internos en nuestros sistemas inmunes sin que nos demos cuenta.

Es posible que tomes la susodicha pastilla por unos meses y puedas conseguir algunas buenas erecciones.

Es más, si crees que la causa de tu disfunción eréctil era psicológica, puede que hasta te lo creas.

Hasta ahí bien.

El problema es que, sin darte cuenta, esa pastilla te está causando algún problema en algún órgano interior, ya que sus componentes químicos no son muy amigables para todas las partes del cuerpo.

El anterior responde y al cabo de un tiempo podría ocurrir que nos demos cuenta de que estamos desarrollando algún tipo de problema “extra”, como mayor ansiedad, dificultad para dormir, o a saber qué.

Al empezar a notar otros problemas, cosa que además no asociaremos con las pastillas, lo que haremos será acudir al médico, el cual nos recetara otras pastillas para el problema de turno.

Unas de las favoritas del sistema son las pastillas para la depresión, las cuales son, de manera curiosa, una de las principales causas de la “muerte sexual” en muchos hombres y también mujeres.

Porque claro, cuando conoces a una mujer y te dice que desde que toma las pastillas para la depresión casi no tiene deseo sexual te das cuenta de que detrás del asunto de las pastillas y los medicamentos hay un asunto muy peliagudo.

Disfunción eréctil con medicamentos

Aquí es donde te das cuenta de que si hay medicamentos aprobados por un sistema oficial multimillonario y supuestamente súper-avanzado que causan impotencia sexual, entonces es que hay algo en dicho sistema que huele muy mal.

¿Cómo recetar medicamentos que causan un estado de aletargamiento tan potente hasta causar la muerte sexual?

O sea los mismos que te recetan medicamentos para curar la disfunción eréctil te recetan otros para otras cosas que te causan dicha disfunción.

La lógica aquí parece que no funciona muy bien.

¿Sera que, como dije al principio, a las farmacéuticas, que son las mismas que fabrican los medicamentos para la depresión, lo que les interesa es que haya más impotentes sexuales?

Vaya, a veces parece que nuestra realidad es bastante extraña.

Curar la disfución eréctil psicológica

Impotencia sexual psicológica
Si tienes problemas de confianza difícilmente podrás tener una buena erección

La dolorosa disfunción eréctil psicológica

Una de los traumas más severos que pueden haber en los casos de impotencia sexual es cuando sospechamos que la misma tiene lugar por problemas psicológicos, de los cuales el mundo actual parece estar lleno.

Entonces si pensamos que nuestros problemas psicológicos son la causa de nuestra disfunción eréctil lo mas lógico es que pensemos que acudiendo a un psicólogo podamos eliminar dichos problemas.

Otro paso alternativo y que es tomado por no pocos es intentar acudir a un psiquiatra para que nos solucione el problema de ansiedad, depresión o similar.

Eso es lo lógico y normal.

Después de todo, los psiquiatras y los psicólogos son los expertos reconocidos por los Estados y el sistema, luego de haberse pasado muchos años estudiando en universidades que cuestan miles de millones de dólares o euros de mantener al año.

Hasta ahí todo bien.

El problema ocurre que en muchos casos, por no decir una cantidad muy significativa de los mismos, las visitas a los psicólogos o los psiquiatras no solucionan el problema.

Lo que es más, y sobre todo con los segundos, en muchos casos podemos ver que el problema no hace más que empeorar.

¿Cómo es eso posible?

¿Cómo podemos curar la ansiedad, que supuestamente era la causa de nuestra disfunción y al mismo tiempo tener incluso más problemas para tener una erección que antes?

Os voy a contar un caso personal para que entendáis el tema.

Hace años tuve un problema de ansiedad muy grande, un problema que me hacía pasar por un estado depresivo y de angustia que me afecto por unas semanas y no me dejaba estar en paz.

En aquel momento quise solucionarlo pensando que la ayuda de las autoridades y del sistema me sacaría del problema.

En ese momento acudí a mis padres y les conté el problema.

Mis padres tenían mucha experiencia con los médicos especialistas, sobre todo mi padre, un asiduo cliente de varios médicos especialistas de varias categorías.

Así era que mi padre tenía un arsenal de medicaciones enorme.

El creía que la cura venia por ahí.

Yo también.

No tenia motivo para creer que dichas curas podían ser nocivas.

Todo al contrario, se supone que las mismas están respaldadas por todo el peso del Estado, las universidades y las multinacionales multimillonarias.

Pues bien, fui a un especialista psiquiatra que conocía mi padre.

El mismo me mando dos pastillas, las cuales no recuerdo ahora.

Las empecé a tomar y efectivamente, el problema de ansiedad me lo curaron.

Es decir, en unos días ya me sentía más calmado pero todo no acabo ahí pues al mismo tiempo también me sentía menos vivo por decirlo de una manera.

Sentía como si mis sentidos se hubieran apagado así como las ganas de hacer cosas.

Aquí vino lo curioso, la cura para la ansiedad produjo que mi deseo sexual se fuera a cero.

Es decir, las pasillas del psiquiatra hicieron me crearon un problema de impotencia sexual absoluta.

Me asuste un poco porque veía que no tenía una erección ni siquiera tocándome el miembro, cosa nunca vista hasta ese día.

Cierto es que durante mis días de ansiedad no pensaba en sexo pero si que podía tener una erección sin problema.

Pero con la “cura” de la ansiedad note un cambio dramático en mi energía sexual.

Esta desapareció completamente y no se me levantaba ni viendo una película porno, algo que incluso intente ante tal estado de las cosas.

Mi pene estaba muerto.

Decidí que esa no podía ser la solución y casi de inmediato deje de tomar las dos pastillas.

Por suerte, el problema de ansiedad no volvió, pues en parte la misma venia por un problema personal y familiar que había mejorado bastante.

Unos días después de dejar de tomar las pastillas volví a tener erecciones de manera normal.

La típica erección matutina, el ponerme caliente al ver alguna mujer sexy y las cosas típicas en un varón joven.

Ahí entendí que las pastillas de los psiquiatras podían llegar a causar problemas gravísimos en la salud.

Pero, ¿Por qué iban a recetar una pastilla con unos efectos secundarios tan devastadores?

Y la impotencia sexual solo era uno visible.

A saber los efectos secundarios escondidos y no visibles que iban a causar esas pastillas a largo plazo.

Pues bien, este no es un caso aislado.

Os puedo asegurar que tomar pastillas de este tipo causa o empeora los casos de impotencia masculina en muchísimos casos que están documentados en multitud de foros en internet, ya sean en español u otros idiomas.

Por lo tanto aquí puedes ver que la cura de la ansiedad que proviene de los mayores expertos del sistema no cura la disfunción eréctil psicológica sino que la empeora.

¿Curioso verdad?

Disfunción eréctil psicología y los psicólogos

En el caso de los psicólogos, bueno, las cosas son mas ambiguas, porque en este caso no podemos tener un objeto para medir el problema de manera objetiva, como una pastilla recetada.

Los psicólogos no pueden recetar estas pastillas de las farmacéuticas.

Lo que ellos te proveen es una psicoterapia o psicoanálisis.

En estos casos el ratio de “cura” de la impotencia sexual psicológica no es muy alto que digamos.

Después de todo, es difícil que un problema fisiológico pueda solucionarse con unas palabras con alguien que te “escuche”.

Puede haber algunos casos de personas a las que les ayude el tener alguien con el que desahogarse pero en general no es una cura efectiva ni milagrosa.

Es más, os voy a comentar el problema de la psicología en el caso de la impotencia sexual

Impotencia sexual psicológica

La mayor parte de los casos de impotencia sexual psicológica vienen de un problema previo que no es otro que la impotencia sexual fisiológica.

Podemos buscarle la excusa que queramos y darle mil nombres o culpar al Pato Donald o al Tío Gilito, pero en realidad el problema tiene una raíz bastante más compleja que unos problemas “psicológicos”.

Los problemas psicológicos de disfunción eréctil en la mayoría de los casos consecuencia de experiencias horrorosas anteriores de fallo en la erección.

Esto lo vemos en un ejemplo.

Imagina que has quedado con una mujer y una vez en la cama ves que no se te levanta por mucho que te bese y te estimule.

Supón que eres un hombre de 20 años, pues bien te puedo asegurar que no deberías tener ningún tipo de problema para tener una erección, al menos no en un estado normal de las cosas.

Bastaría con besarla o tocarla un poco y uno tendría que estar con una erección como un burro.

Los hombres jóvenes no deberían tener problemas de disfunción eréctil en un estado normal de las cosas.

Es algo que ni deberíamos pensar, algo tan natural como el comer.

El problema es cuando la cosa falla.

Entonces acabamos destrozados emocionalmente.

Como hombres nos sentimos como un eunuco.

Cuando vuelves a quedar con otra o la misma mujer para el acto ya tienes un problema que vienes arrastrando de la anterior ocasión.

Aquí ya vienes con la idea de que puedes fallar y te creas un complejo de disfunción eréctil psicológica.

El hecho, el verdadero hecho, es que la disfunción eréctil te vino por un problema corporal muy serio que afecta a muchos hombres hoy en día.

Un problema corporal de salud integral que afecta  a nuestro sistema nervioso en general y que hace que tengamos nuestra parte del cerebro dedicada al placer sexual bastante jodido.

De ahí a hacerse películas sobre impotencia sexual psicológica no hay sino un pequeño paso.

Cura de la impotencia sexual psicológica

Supón que decides no ir al psiquiatra sino a otro médico para atajar el problema de raíz.

Es posible que no tengas ansiedad o depresión, sino que la “misma” solo te venga cuando vas a tener el acto.

Por lo tanto, lo típico en este caso ha de ser acudir a algún médico especialista que te mande las típicas pastillas viagra, cialis o por el estilo.

En este caso puede ser que tengamos éxito en bastantes casos y puedas tener una erección en los casos donde antes estabas fallando.

Pero aquí podemos ver que lo que estamos es estimulando la erección de una manera bastante bruta.

¿No se supone que una causa psicológica se debería curar con una cura del mismo tipo?

Evidentemente la viagra no es una solución psicológica.

Esto nos dice que quizá el problema no fuera del todo psicológico, sino algo más profundo que eso.

Pues bien, aquí viene el problema del asunto, el cual está relacionado con lo que conté antes del psiquiatra de la ansiedad.

El mismo radica en que la cura que podemos tener por la viagra nos puede bien estar causando otros problemas secundarios invisibles al igual que en el caso de las pastillas de la ansiedad.

En este caso puedes que no los veas.

Lo peligroso del tema es que una vez que ves que el sistema falla de manera tan grave en un tratamiento contra la ansiedad, mandándote una cura que destroza otras partes de tu cuerpo, ¿Qué nos hace pensar que no están fallando también en el caso del tratamiento con las viagras y ese tipo de cosas?

¿Podemos confiar en esos remedios del sistema como inocuos?

Me da la sensación de que no.

Lo bueno es que por fortuna hay cosas que podemos hacer por nuestra cuenta sin que sean demasiado caras y que pueden ayudar a curar estos problemas de disfunción eréctil a largo plazo, ya sean de índole psicológica o no.

Evidentemente, esos remedios para curar la disfunción eréctil son lo que podríamos decir, naturales.

Curar la disfución eréctil en jóvenes

Impotencia sexual jóvenes
Estás abatido porque no se te levanta. Sin duda, una de las peores cosas que le puedan ocurrir a un joven.

¿Eres joven y tienes problemas de disfunción eréctil?

Esta es una pregunta que hace cien años ningún o casi ningún joven se preguntaría.

Os lo puedo asegurar.

Es más, es que ni se le pasaría por la cabeza.

El llevar una vida más natural, trabajando en el campo, comiendo comida sin aditivos, sin estrés mas allá de trabajar mucho, etcétera, hacia que la vida sexual de los jóvenes fuera extremadamente natural, es decir, muy buena.

Cuando tienes algo que te viene dado de manera natural, como el hecho de ser joven y tener una erección sin problema cuando te sientes excitado por la razón que sea, es algo que ni se piensa.

Ocurre porque si.

El problema viene cuando lo natural ya no funciona.

Digamos que el mundo actual es un mundo antinatural.

En este mundo antinatural está ocurriendo lo impensable: que muchos jóvenes tengan problemas de disfunción eréctil.

Muchos de esos jóvenes quieren resolver ese problema, pero no se paran a pensar que el meollo de la cuestión radica en la vida moderna, que sus “antepasados jóvenes” no tenían esos problemas.

Los jóvenes con impotencia de hoy pueden incluso pensar que es un problema que pasa normalmente y por lo tanto buscan alguna solución.

¿Dónde está la solución?

Pues ¿Dónde va a ser?

En la medicina oficial con sus multimillonarios hospitales, facultades de medicina y ministerios de sanidad, donde está la créme de la créme en lo que a salud se refiere.

Esto es lo normal.

Ahora bien, pocos van a caer que lo que les está ocurriendo es algo más profundo que una disfunción corporal que se pueda curar con una pastilla llena de químicos extraños.

La solución de los químicos extraños vendría a ser como el parche que hace que la herida no sangre externamente, y aparentemente sea una solución buena.

Sin embargo, en el caso de la impotencia sexual, la hemorragia continua de manera interna.

Es más, con los productos químicos de las famosas pastillas, la hemorragia empieza a recorrer otras partes del cuerpo causando diferentes problemas.

Digamos que casi que peor el remedio que la enfermedad como diría mi abuela.

Disfunción eréctil jóvenes y adultos

Es un hecho bastante conocido, para el que no hace falta estudiar ingeniería espacial, que los hombres pierden potencia sexual a medida que envejecen.

Esto es lógico.

No podemos esperar que un hombre de 80 años tenga una vida sexual plena con erecciones como si fuera uno de 20.

Esto es algo que se puede intuir fácilmente con solo ver el cuerpo del hombre de 80 años y el de 20.

En condiciones normales, el de 20 debería tener más masa muscular y el de 80 estar bastante decadente.

Lo mismo podemos entender que puede ocurrir con los niveles de energía.

Evidentemente, un hombre de 80 años no está como para jugar un partido de futbol de 90 minutos en buenas condiciones, mientras que uno de 20 debería aguantar como un toro.

Aquí ya vemos una clara diferencia: la testosterona.

La testosterona es mucho mayor en los hombres jóvenes y mucho menor en los de mayor edad.

Por eso es casi natural que los casos de disfunción eréctil comiencen cuando el hombre empieza a envejecer, antiguamente ya a avanzada edad y no en todos los casos.

Pero, ¿Qué aparezca en jóvenes?

Esto es algo inaudito.

En condiciones normales eso no debería pasar.

Pues bien, si has leído hasta aquí te habrás dado cuenta de que el mayor problema para la disfunción eréctil es la vida moderna.

Si, como lees, nada menos que la vida moderna y sus innumerables variables presentes en nuestras vidas cada día, muchas de las cuales ni siquiera las podemos apercibir.

Posibles causas de la disfunción eréctil en los jóvenes

Para entender este problema tenemos que comprender que el organismo es un todo en el cual si empiezan a haber desequilibrios internos muy delicados.

El cuerpo, nuestro complejo sistema intenta corregir dichos desequilibrios mediante diferentes métodos.

Al intentar hacer eso ocurre que nuestro equilibrio natural se ve en cierto modo comprometido.

Además, si no sabemos cómo corregir esos desequilibrios, es posible que entremos en una espiral viciosa donde un desequilibrio lleve a otro y así hasta que nuestro sistema inmunológico y nervioso este bastante trastocado.

De ahí a la aparición de las enfermedades y problemas solo hay un paso.

Veamos algunas de las causas de la disfunción eréctil en jóvenes.

Disfunción eréctil psicológica en jóvenes

Según la teoría los problemas de autoestima y todo lo relacionado al miedo al rechazo, a la timidez, a la idea de uno mismo, de si tenemos un tamaño de miembro adecuado, de si lograremos satisfacer a nuestra pareja, etcétera, son fundamentales en muchos casos de la disfunción eréctil.

Esto es, en parte, verdad.

Cierto que hoy en día hay muchos traumas psicológicos, pero creo que es algo más relacionado con las consecuencias que con la verdadera impotencia sexual.

Te lo voy a intentar explicar de la manera más clara posible.

El hecho de que tengas problemas de “autoestima” y de “miedo a no tener un buen rendimiento en la cama” es algo que en la mayor parte de los problemas de disfunción eréctil viene como consecuencia de haber fallado ya en algunas ocasiones, sobre todo recientes.

Es decir, que si la erección te ha fallado y has quedado como un inútil delante de tu pareja en otras ocasiones, normal que se te cree un “trauma” y tu autoestima se vaya por los suelos.

De ahí que cuando vayas a tener la siguiente relación te entre una especie de ansiedad o pánico a fallar de nuevo.

Esto es normal.

Ahora bien, la verdadera causa de la disfunción eréctil no ha de venir por ahí, o no como causa primaria, al menos.

Impotencia sexual por problemas de pareja

Esto puede estar un poco relacionado con lo anterior, pues es un tema en cierto modo “psicológico”.

¿Quién no tiene o ha tenido grandes problemas de pareja?

Problemas que a la larga parece que afectan a tu estado de “animo sexual” y que hacen que no te vengan ganas de tener sexo con la pareja.

Esto es posible que ocurra, pero el hecho de que tengas problemas con la pareja no debería significar que el sistema nervioso que produce las erecciones este frito.

Esos son otro tipo de problemas.

Ahora bien, hay quienes dicen que estar más de un año con la misma pareja hace que disminuya tu deseo sexual con lo que es lógico que no se nos “levante” con nuestra mujer a veces.

Esto tiene algo de verdad, pues es un hecho que todos los hombres conocen que el interés disminuye con la pareja habitual, dado que el carácter aventurero y explorador natural del hombre hace que este siempre mire por nuevas conquistas, en este caso, probablemente deseando otras mujeres.

Sin embargo, les puedo decir, que a pesar de que esto pueda pasar, si nuestro sistema sexual está en buenas condiciones seguro que podremos seguir consiguiendo buenas erecciones tras un año, dos o cinco con nuestra pareja.

Quizá no tengamos sexo tan habitualmente como al principio de la relación, pero la capacidad de tener erecciones debería estar ahí.

Alcohol, drogas y la disfunción eréctil en jóvenes

Aquí ya entramos en un territorio un tanto más complicado, donde si que podemos encontrar causas verdaderas que empobrezcan nuestra capacidad de obtener erecciones.

Es bien conocido que el alcohol tiene un efecto desinhibidor que causa que mucha gente que es tímida, sobre todo las chicas, se lancen a la piscina más fácilmente, pero eso no tiene que ver con la capacidad de obtener la erección, sino con un tema “psicológico” de desinhibición.

También es bien conocido, aunque menos, que el alcohol y otras drogas hacen que podamos tener problemas para tener una erección normal, al menos en muchos casos.

Por ejemplo, en el caso del alcohol les ocurre a muchos que sus erecciones son menos fuertes y que les cuesta mucho más llegar al orgasmo, con un final menos potente, por decirlo de alguna manera. Como si la capacidad de “sentir de verdad” fuera desplazada por el efecto “placentero del alcohol”.

En el caso de las drogas no creo que haga falta decir mucho, pues creo que deberías entender perfectamente que si tomas éxtasis y drogas sintéticas habitualmente, es posible que tu cuerpo empiece a tener problemas, algunos mucho peores que los de carácter sexual.

Disfunción eréctil por depresión y estrés en jóvenes

Aquí tenemos un tema muy relacionado con el psicológico, pero que en realidad tiene unas ramificaciones espeluznantes.

Os voy a contar porque.

Cuando tienes depresión o gran ansiedad por problemas de estrés es normal que a veces no pienses mucho en sexo porque tu cuerpo y mente están en “estado de guerra” y lo que buscan es intentar solucionar esa grave situación de estrés.

Sin embargo, eso no debería ser suficiente para crearnos un problema de disfunción permanente, pues el hecho es que la mayoría de esas situaciones de depresión o estrés deberían ser temporales.

Ahora es cuando viene el problema grave.

Muchos jóvenes, al ver que tienen estos problemas de depresión o estrés acuden a sus padres pidiéndoles consejo.

Estos padres, siguiendo lo que ellos suelen hacer les recomiendan que visiten algún psiquiatra, por ejemplo.

El psiquiatra les acabara recetando algunas pastillas para curar la ansiedad y la depresión.

Bien, esas pastillas aparentemente curan la depresión, al dejarte en un estado similar al de un zombi.

Ahora bien, en la mayoría de los casos también matan completamente tu energía sexual, convirtiéndote en una especie de eunuco.

Esto es algo que yo experimente en su momento, tras lo cual deje las susodichas pastillas tras un mes de uso.

El ver que “no se me levantaba” ni con dinamita me puso en estado de alerta total.

Supe de inmediato que eran las pastillas.

Las mismas no solo hicieron que mi deseo sexual disminuyese hasta cero sino que mi estado general fuera de somnolencia, apatía y baja energía.

En cuanto al estrés, está claro que las estresantes vidas del mundo moderno no contribuyen al mantenimiento de un buen sistema sexual.

Pero al igual que los otros casos, hay causas primarias mucho mas importantes en la causa de la impotencia sexual, siendo el estrés algo secundario o “consecuente” de otras cosas, por decirlo asi.

Muchos dicen que en estos casos visitar a un psicólogo es una buena idea.

Bueno, no seré yo el que te diga que no has de visitar a un psicólogo, pero ten en cuenta que si el problema es mas fisiológico que otra cosa, el visitar a alguien con el que vas a tener una charla no debería ser la cura definitiva.

Es más, lo que te dirán muchos psicólogos o consejeros son cosas obvias, tales, como: hacer una vida más sana, practicar mas deporte, hacer música, apuntarte a actividades sociales, bailar, salir, etcétera.

Todo eso, ni que decirlo, está muy bien.

Aire libre y la impotencia masculina
Puede que hacer esto a menudo pueda ayudar a curar tu disfunción eréctil

Por ejemplo, el hecho de practicar un deporte al aire libre o en gimnasio ya puede ser una buena contribución para mejorar tu sistema físico y sexual, más que nada por el hecho de que exponer nuestro cuerpo al exterior tiene efectos saludables muy valiosos.

Comparado con esto, el estar 9 horas metido en una oficina sin casi ver la luz del día y solo viendo la de las luces CFL que nos tienen en la misma es algo que, al contrario, no le va bien a tu salud general y en particular a la sexual.

Por lo que, por ejemplo, aquí ya tienes un posible remedio que puede contribuir a mejorar tu estado de salud sexual de manera indirecta: más sol y aire libre y menos oficina y luz artificial.

Es decir, los remedios naturales pueden ser muy útiles para la impotencia sexual.

Otras causas de disfunción eréctil en los jóvenes

Las causas son muchísimas en realidad.

Entre las mismas podemos encontrar algunas muy típicas de la vida moderna como, por ejemplo, el porno.

Que duda cabe que el aumento del consumo de porno en la actualidad, donde todo el mundo tiene acceso gratuito al mismo, hace que nuestro deseo sexual por la cosa real disminuya bastante.

Te lo voy a poner claro, a ver si lo entiendes: si te tocas cuatro pajas (masturbarte) una tarde no esperes que las probabilidades de que se te levante a la noche al quedar con una chica sean muy altas.

Otras causas muy importantes de estos problemas de erección típicos en los jóvenes vienen dados por los elementos que introducimos en nuestro cuerpo en nuestras vidas diarias.

Estos elementos son los que, después de todo, mas efectos tienen en lo que nuestras defensas y sistema nervioso son capaces de realizar.

Elementos como: dieta, uso de electricidad y/o fuerzas magnéticas.

Evidentemente si queremos que nuestro estado fisiológico mejore o cambie lo primero que tendríamos que hacer es ver que lo que nos metemos todo el día en el cuerpo, ya sea de manera voluntaria o involuntaria, tiene un efecto primordial.

Por lo tanto, para mejorar nuestra erección y curar nuestra disfunción eréctil deberíamos tomar pasos para intentar cambiar algunas de estas cosas.

Remedios naturales para curar la disfunción eréctil

Remedio natural impotencia sexual
Ante el enfado natural de una mujer por nuestra falta de hombría lo mejor es una respuesta natural

¿Tienes problemas de erección y no quieres acudir al médico porque no quieres tomar pastillas?

Es posible que seas uno de esos hombres que piensan que tomar las típicas pastillas que recetan los médicos no es la mejor solución para curar una posible disfunción eréctil o impotencia sexual.

¿Quién sabe? Hay quienes dicen que las pastillas tipo Viagra o Cialis tienen efectos secundarios a largo plazo y que encima no siempre funcionan.

Ir al médico es lo más sencillo y rápido.

De hecho es tan sencillo que no parece que ser medico sea una cosa del otro mundo hoy dia.

La cosa es tan simple como ir a la consulta, decir que no se te levanta y casi directamente y tras algunas preguntas de procedimiento te serán recetadas algunas pastillas del tipo Viagra y voilá. Ya tenemos la solución al problema.

¿Qué fácil no?

Sin embargo hay quien dice que la Viagra tiene efectos secundarios tales como: malestar del estomago, congestión nasal, dolor muscular, náuseas, y muchos más, por no hablar de los que no se hablan y que pueden ser mucho peores: los de largo plazo, pues por mucho que nos digan las farmaceutas no sabemos si la ingesta de esos compuestos químicos que son la viagra nos puede producir cosas como un cáncer en el futuro.

Vamos, si crees en la palabra de las farmacéuticas y no te importa tomar pastillas, entonces Viagra y similares son una buena solución para ti.

Si te importa un poco pues entonces tendrás que acudir a otros métodos diferentes.

Otros métodos podrían ser las bombas de vacío o las prótesis, aunque estos tampoco es que sean la panacea o estén exentos de riesgos.

El método típico al que la gente acude cuando no quieres las famosas pastillas es el natural.

¿Cómo curar la disfunción eréctil de forma natural?

La terminología de la palabra natural nos puede llevar a extensas ramificaciones en cuanto a la posible cura de la impotencia sexual.

Lo natural abarca mucho: dieta, deporte, estilo de vida, hierbas y medicinas naturales, etcétera.

Por ejemplo, una de las maneras más populares para atacar el problema de la disfunción eréctil o falta de deseo sexual es el acudir a los típicos herbolarios ya sean presenciales u online y comprar hierbas de las que hay varias.

Tenemos al Ginkgo Biloba, la Maca, el Tribulus Terrestris, Horny Goat Weed, Damiana, Ginsneg, Miura Puama, asi como suplementos con zinc o magnesio como el ZMA, vitaminas b6, b12, CoQ10, etcétera.

Como vemos el número de hierbas disponibles y recomendadas para combatir ese letargo en nuestra producción y uso de testosterona son numerosas.

Son muchos los hombre los que las usan, unos con más y otros con menos éxito.

Siguiendo con los métodos naturales tenemos a la dieta, la cual puede tener una importancia mucho mayor de lo que pensamos en nuestros problemas de salud, no solo de disfunción eréctil.

Por lo tanto, es más que posible que si hacemos unos cambios en nuestra dieta e intentamos cocinar mas en casa con menos fritos y mas guisados, asados, cocidos, verduras, ensaladas, etcétera, podamos notar un cambio positivo en nuestro cuerpo.

Por ejemplo, si somos obesos y sufrimos de disfunción eréctil deberíamos pensar en disminuir de peso y luego quizá en curar nuestra impotencia sexual.

Por lo tanto, parece que esta es una cuestión clave en el tratamiento de este problema.

Hay quienes dicen que el azúcar, la cafeína, la leche y cosas asi son malas, pero siempre hay que tenerle cuidado con todo pues bien podría ser que estén basando sus opiniones en fuentes erróneas, por decirlo de alguna manera.

Otra manera “natural” de curar la impotencia es el deporte, el cual debería formar parte de nuestas vidas cotidianas a no ser que tengamos un trabajo muy demandante físicamente.

Por ejemplo, imagina que eres un albañil que trabaja de sol a sol haciendo un trabajo físico muy duro, o un agricultor que hace lo mismo, o un camarero que hace 20 kilómetros todos los días en una terraza al aire libre. En casos así puede que la necesidad de hacer deporte sea mínima o inexistente, pues es obvio que la cantidad de calorías que queman es impresionante, por no decir que esos trabajos permiten estar al aire libre, algo que es de un gran beneficio para la salud en general.

Ni que decir que si tienes un trabajo sedentario como estar sentado en una oficina 8 horas de sol a sol, harías bien en salir a la calle un rato y, como mínimo, caminar.

Por último, el estilo de vida, el cual es un compendio de la dieta, el deporte y algunas cosas más, pues en el estilo de vida hay algunas cosas extras que han venido incorporadas en el mundo moderno y que resultan ser cruciales en este problema, tanto si no más que la dieta o el deporte.

Por ejemplo, algunas cosas tan comunes como tomar alcohol, el fumar, o tomar drogas pueden tener un efecto dramático en nuestra salud general, que por ende acaben por percutir en nuestro delicado sistema sexual, el cual no es más que un apéndice de nuestro sistema nervioso general.

Curar disfunción eréctil naturalmente

En mi opinión sin lugar a dudas la mejor manera de curar la disfunción eréctil es mediante un enfoque natural.

De hecho, el enfoque lo deberíamos denominar “global” pues lo que tenemos que hacer es buscar un cambio muy fuerte en nuestros estilos de vida, hábitos y dietas.

Un cambio tan radical y que va tan en contra de muchos de los parámetros modernos que para muchos es muy difícil de implementar, pues supone una ruptura demasiado grande con su estilo de vida.

Por ejemplo, hay hombres a los que les resultara muy difícil dejar de comer esa comida o de fumar de manera habitual.

Pero si queremos resultados verdaderos; si queremos volver a tener unas erecciones tan fuertes como las que seguro que tenían nuestros antepasados, tendremos que empezar a volver a vivir un poco mas como ellos.

No se trata de volver al campo o irse a vivir a las montañas, aunque eso no estaría mal, pero si de intentar hacer una vida más parecida a la que hacían los mismos, lo que implica que deberíamos usar menos las comodidades de la modernidad.

Solo en algunos casos específicos, donde el daño causado por todos los agentes dañinos de la actualidad haya ido demasiado lejos, no será posible curar esos problemas de impotencia sexual, pero en el resto, o al menos en una parte significativa de los mismos, podemos estar seguros que se puede mejorar la calidad de las erecciones.